20.12.11

No apocoparás en vano


El apócope es la supresión de algún sonido al final de un vocablo. No me mires con esa cara, Ernesto, que seguramente todo el tiempo estás apocopando y no te das cuenta. Todas las veces que decís 'tan', por ejemplo, estás apocopando la palabra 'tanto'. Cuando decís 'San', apocopás 'santo' y cuando decís 'primer', 'primero'. No es tan difícil. 
Ahora bien, no se puede andar apocopando cualquier cosa. Una de esas cosas que NO se apocopan son los femeninos. Veamos los ejemplos:

*La primer cuestión que perturbó a Ernesto en la disputa fue que su vecina cazaba moscas imaginarias mientras hablaba con él.

Como puede verse, el sustantivo 'cuestión' es femenino. Por lo tanto, el adjetivo que lo acompañe debe concordar en género y en número con él (es decir, debe ser femenino, singular). Entonces, en este caso, el adjetivo debe ser 'primera'. En tanto los femeninos NO se apocopan, ese 'primer' está mal utilizado. La frase correcta sería:

La primera cuestión que perturbó a Ernesto en la disputa fue que su vecina cazaba moscas imaginarias mientras hablaba con él.

En general, el error más frecuente se da con 'primer/ primera'. Quiero creer que a nadie se le ocurre decir: *"Yo le rezo a San Clara, porque me resulta simpaticona" sino "Yo le rezo a Santa Clara, porque blablabla". Pero apocopar primer cuando, en realidad, corresponde decir 'primera' es una bestialidad que se repite tanto que, un día, quizás, la conviertan en regla de uso correcto. Y no queremos eso, porque cada vez que los señores de la RAE se ven obligados a legalizar un uso incorrecto simplemente porque 'igual la gente lo dice mal', muere un delfín (?). 
Así que, ya saben: dejen de decir cosas como 'la primer [inserte aquí sustantivo femenino]' porque no está bien y cada vez que lo escuchamos, algunos tenemos ganas de clavarnos agujas de tejer en los tímpanos. Desde ya, muchas gracias. 

11.12.11

El dilema S/C



Qué dilema, Ernesto, cuando tenés que escribir que necesitás algo y titubeás como si estuvieras en mallita en la Antártida, pensando cuál va primero, si la S o la C. Bueno, te cuento: a mucha gente le pasa, pero acá, nada de mal de muchos, consuelo de tontos (?). Te voy a dejar un tip (?), Ernesto, para que ni vos ni nadie más ponga frente a nuestros ojos estas aberraciones que, amablemente, nos envió Vix (y que pueden ver en su blog bajo la etiqueta 'la semana en fotos'). Concentrate en esto: cada vez que debas escribir: necesito, necesita y similares, pensá en NECESARIO. Si partimos de la premisa que en una sílaba va C y en otra S, al pensar en NECESARIO es OBVIO que la C no puede ir en la segunda, puesto que, entonces, la palabra sería *NESECARIO (?). Con esta simpleza del espíritu, Ernesto, resolvés tu problemita. No todos, pero esto es un blog de gramática. La asistencia psicológica ya es otro precio.
De nada. Y gracias Vix por su invalorable aporte a la Patria.

7.12.11

Un diccionario para Carlitos


En principio, parece que nada, porque la primera frase del cartel es: "Se perdió un pendrais (sic)". Es decir: se perdió por sus propios medios o vaya a saber uno cómo, pero no fue el pobre Carlos el agente de la acción. El objeto de la pérdida es un PENDRAIS. Sí, chicos, un pendrais. Aunque este es un blog de gramática del español, no podemos dejar pasar esa bestialidad. Si ustedes pensaron que todos los humanoides que aparentan tener la capacidad de utilizar un pendrive, sabían cómo escribirlo aun cuando no supieran inglés, bueno, se equivocaron.
No contento con eso, ni con el uso indiscriminado y completamente innecesario de los puntos suspensivos, este talibán de la ortografía no tiene el menor pudor de aclarar (como si hubiera muchos pendrais (sic) de esas cartacterísticas sueltos por el mundo <y mejor ni hablemos de cómo redactó las características, porque me va a dar un derrame cerebral>) que: "Hay esta Grabada: MI TESIS". Dejá de mentir, Carlos: nadie que escriba eso en lugar de: "Ahí está grabada mi tesis" puede, efectivamente, escribir una tesis. Y, en el remotísimo caso de que hayas llenado páginas de estas animaladas, te aviso: eso no es una tesis.
Entonces, agradecele al destino o a Dios o al espíritu de los Teletubbies por la pérdida del pendrive. Ese simple hecho, que hoy te parece fatal, es, en realidad, una nueva oportunidad: volvé a la primaria, Carlos, y dejá de decirle a la gente que estás en la universidad.
Ahora me voy a lavar los ojitos con ácido, a ver si me repongo.

La foto ha sido gentileza de una amiga de La Pé, quien afirma que fue tomada en La Pampa. Yo le creo.