14.6.11

El homicidio del condicional


Un asiduo lector de este blog, que ya me había enviado el invalorable material que me permitió escribir 'Un sol para Rododendro', me ha acercado [?] la captura de pantalla que, ahora, comparto con ustedes.
Si leen este blog con frecuencia (o si son hablantes competentes de nuestro idioma) podrán percibir el horror contenido en el videograph. Si, por el contrario, no perciben nada extraño y sólo pueden preguntarse qué habran dicho Jelinek y marido del pobrecito Tomás, ESTÁN EN PROBLEMAS. Sí, les estoy gritando, porque quiero despertarlos y arrancarlos del mar de ignorancia en el que están sumergidos [?].
Prueba esta placa no sólo que el dinero no hace a la felicidad, sino que tampoco te asegura una educación más o menos básica. Entre estas declaraciones y la carta que redactó Juanita Viale hace unas semanas, me dan ganas de ofrecerle mis servicios lingüísticos a la farándula local. Pero después se me pasa [?] y me dedico solamente a tener mucho miedo. Acompáñenme, al menos.

10.6.11

La culpa es de Juanes [?]

Me tienen harta. Empezó Juanes, ¿se acuerdan?, repitiendo en su cancioncita una y otra vez esta frase nefasta. Cuando creí que ya no debía preocuparme, que ya la canción había caído en el olvido, aparece Luciano Pereira, promocionando su nuevo espectáculo bajo el título: 'Volverte a ver'. Me quieren matar, pero no van a lograrlo. Sépanlo.
A ver, podemos entender que, por razones de métrica, un autor transgreda las normas gramaticales pero, en este caso particular, la transgresión nos lleva a la nada misma del sentido. Analicemos:

Volver[te] a ver

Ese 'te' es el pronombre que hace referencia a un ente en segunda persona del singular. El sentido de la frase podría reconstruirse como: volver a ver a vos/ a ti (depende de qué dialecto hablen). Ahora bien, en español, es posible anexar el pronombre al verbo. Ese pronombre recibe el nombre de 'enclítico' (ooooooh). El tema es, cuando tenemos una frase verbal (como es el caso de 'volver a ver'), a qué verboide lo pegamos. Ya hemos hablado de este asunto por aquí, así que no te hagas el que no lo sabés, Ernesto.
Pensemos un poco: ese 'te' que hace referencia a un 'a vos', ¿tiene sentido agregado al 'volver'? El enunciador de la frase ¿quiere 'volverte' o quiere 'verte'? Quiere verte, Ernesto, es obvio. 'Volverte', en ese contexto, no tiene ningún sentido.
La acción que recae sobre el 'te' es ver, no volver. De hecho, podríamos parafrasear esa expresión con un 'verte de nuevo' y esto funcionaría si cambiamos el complemento de volver: No quiero volver a escucharte, Ernesto. No quiero volver a decirte que te calles, etc.
¿Se entiende? En las frases verbales 'volver a + infinitivo', el contenido de la acción recae en ese infinitivo y a él debe anexarse el pronombre.
Así que, Lucianito, si querés innovar un poco la frase esa que tomaste prestada, copate y escribila bien. De nada.