6.5.11

Ojo con el hojeo

Una vez más, estimados lectores y otras criaturas sobrenaturales que quizás nos lean (ponele: un unicornio, un dragón, Barney), me veo obligada casi moralmente [?] a enfrentarlos con las ambigüedades de las definiciones de diccionario para resolver un enigma que debe estar quitándole el sueño a más de uno. Dejá de empastillarte, Ernesto, y prestá atención.
Muchas veces veo que los asalta la duda (y como están las cosas, siempre es mejor que te asalte una duda a que te asalte una horda de amigos de lo ajeno): ¿Ojeo una revista? u ¿Hojeo una revista? Mi respuesta automática, desde que aprendí esta cuestión en la escuela, es: 'Ojeo, querido dudante, puesto que se trata de pasar los ojos por las hojas de la revista'. Y con eso, pobre ilusa, yo creía resolver de un plumazo uno de los interrogantes de la humanidad hispanohablante.
Sin embargo, a la hora de escribir este post, tuve la inquietud (como siempre, porque nunca creo saber todo) de revisar las definiciones del diccionario de la RAE al respecto. Y debo comunicar con pena que bastaron dos clicks para que yo perdiera la fe ciega que le tenía a la profesora que, hace ya muchísimos años, me dio esa explicación.
'Ojear', estimados, es 'mirar superficialmente un texto'. Ok, hasta acá venimos bien: eso es justamente lo que estaba diciendo. Ahora bien, 'hojear' puede significar: 'mover o pasar ligeramente las hojas de un libro o cuaderno', o bien 'pasar las hojas de un libro, leyendo de prisa algunos pasajes'. Esto quiere decir que los siguientes enunciados, a saber:
Ernesto ojeaba una revista en la que aparecen señoritas sin ropa.
o
Ernesto hojeaba una revista en la que aparecen señoritas sin ropa.
son posibles. Ambos están bien desde el punto de vista ortográfico, puesto que la diferencia es semántica: si Ernesto miraba superficialmente los textos, debemos usar 'ojear' y si pasaba ligeramente las hojas, 'hojear'. Como ambas acciones son similares a los ojos de un testigo, ese testigo puede usar indistintitamente cualquiera de los dos verbos para dar cuenta de ese hecho. Sólo cuando el enunciador los use para hacer referencia a una acción llevada a cabo por él mismo, podrá decidir si usar 'ojear' u 'hojear', salvo que se trate de un sujeto que no tenga clara percepción de sus actos. Pero ese es otro tema (charlalo en terapia, Ernesto).
Ahora, ya pueden dormir tranquilos [?]. De nada.