11.5.12

Y nos atacan por todos lados


Que alguien le avise a los muchachos (?) de TN que el ámbito para inventar palabras nuevas es el de la literatura. Mientras sigan trabajando en un medio de comunicación, sería deseable que se atuvieran a las reglas ortográficas del español. Dice el diccionario de la RAE:


hincapié.
1. m. Acción de hincar o afirmar el pie para sostenerse o para hacer fuerza.


hacer alguien ~.
1. loc. verb. coloq. Insistir en algo que se afirma, se propone o se encarga.

Buscar palabras en el DRAE lleva algo así como dos segundos. No es tan complicado. Digo, se me ocurre.

En otro orden de cosas, quienes somos usuarios de Facebook y de Instagram debemos hacer una denuncia: es inhumano que nos hagan padecer estas notificaciones cada vez que compartimos una foto:


Ya que aparezca actividad con b es una suerte de puñalada directa a los ojos. Como si eso no fuera suficiente, mientras estamos caídos (?), nos pegan una patada en la ingle con la sintaxis torpe, desprolija, inverosímil: "A X le gusta TU LA actividad DE EN Instagram". ¡Pónganse de acuerdo, por el amor de Buddha! Es muy sencillo: en lugar de acumular preposiciones y pronombres, elijan sólo una y listo. Por ejemplo: "A X le gusta tu actividad en Instagram". Mire qué sencillo, señor programador de aplicaciones. 
Ustedes, pequeños saltamontes, no dejen que estas estructuras aberrantes se les peguen en las retinas. Las preposiciones se usan de a una, no se acumulan.
De nada. 

19.4.12

Volviendo en sobresdrújulas (?)

Parece que me tomé bastante a pecho (?) eso de que los docentes tenemos tres meses de vacaciones y como no estoy ejerciendo la docencia en aulas reales, sólo me quedaba ausentarme un poco por aquí (?). Pero dicen que el que se va sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen. Este, quizás, sea el caso.
Gracias a que los lectores siguen siempre al pie del cañón, volvemos con una imagen que habla por sí sola.


Por si no se ve claramente, estos señores ofrecen Soluciones Odontólogicas (sic). Esto puede deberse a múltiples razones: quizás crean que hay pocas palabras sobresdrújulas (*) y hayan iniciado una campaña para implantarlas (?), o, a lo mejor, lo que sea que te hagan en los dientes provoque problemas de pronunciación y, de repente, palabras que otrora resultaban impronunciables ya no lo sean. Asimismo, podríamos estar frente a un caso de bestialidad lisa y llana de parte de quienes hicieron el cartel y de parte de quienes dijeron. "Sí, ponelo igual, que total es lo mismo".  
Será lo mismo para ustedes, pero no para nosotros. Si estos carteles siguen estando en los subtes de Buenos Aires, por favor, hagan patria y arránquenlos, o bien, corríjanlos con el liquid paper que siempre deberían llevar a mano. Desde ya, muchas gracias.

(*) Por si sos de los que no prestaban atención en la primaria o justo, justo te tocó una maestra bruta, las sobresdrújulas son palabras que llevan tilde en la sílaba anterior a la antepenúltima. Fijate. 

9.2.12

De hundimientos y hendiduras (?)


Esta mañana, mientras me distraía para no trabajar (?), noté que algunos de mis contactos de Facebook estaban haciendo circular la imagen que pueden ver ahí, más arriba. Sí, Ernesto, esa. Prestá atención y dejá de tocar la pantalla con el dedo índice de una buena vez. Decía, lo primero que llamó mi atención fue que la palabra cáncer no tuviera tilde. Bueno, ponele que justo no se dieron cuenta. Sin embargo, cuando mis ojos intentaron pasarle el resto de la información que estaban captando a mi pobre cerebro, las sinapsis empezaron a fallar. En ese preciso momento, me di cuenta de que algo terrible le había ocurrido a esta gente: ¡Les habían robado las haches y las tildes! Por el amor de Buddha, que alguien les haga el favor de hacer la denuncia. Porque eso es lo que debe haber pasado, ¿no? Porque no puede ser que alguien diseñe estas cosas y no se moleste en chequear que esté bien escrito, para que sea comprensible, ¿no? No son 3 millones de palabras, son 23, si no contamos las preposiciones. O sea: es una tarea perfectamente posible. Si no la llevaron a cabo, será que les robaron y no se dieron cuenta.
¿Cómo puede alguien confiar en la utilidad, en la veracidad de cierta información si quien la ha elaborado no puede escribirla en español? Algunos me dirán que lo importante es lo que dice, no cómo lo dice. Perfecto, veamos entonces qué dice:
1. El título es '12 síntomas del cancer de mama': Bien, las tildes funcionaban, no hay excusa. Si cáncer no tiene tilde, no es cáncer. Quizás sea alguna enfermedad nueva (?). Siguiendo la lógica de 'poné las tildes a voluntad', en 'mama' podría leer tanto 'mama' como 'mamá'. Estoy confundida.
2. 'Endidura' no es una palabra en español. Sí lo es 'hendidura'. Quizás el teclado no tenía haches, puesto que a 'hundimiento' también le falta. Pero si seguimos mirando, 'hueco' tiene ahí su hache. ¿Entonces?
3. 'Erocion' tampoco es una palabra en español. Suponemos, entonces, que quisieron decir 'erosión'. Seamos buenos y supongamos.
4. 'Piel' no lleva tilde, porque es monosílabo. Ya hablamos de eso, no me hagan repetir las cosas 80 veces, diría mi madre. De todos modos, aquí está escrita con y sin tilde, por las dudas, ¿no?

En fin, un horror. Ya teníamos el horror suficiente con el cáncer mismo, ¿había que agregarle esto? Se supone que quien hace estas cosas pretende comunicar algo. La comunicación es, fundamentalmente, una negociación. Si quien recibe esto tiene muchas ganas de colaborar, buenísimo. Pero no podemos seguir negociando estas cosas. ¿Cuánto puede llevar buscar esas cuatro o cinco palabras en el diccionario? ¿2 minutos, si entre palabra y palabra se ceban un mate?
Me desmayo de ira. Ustedes, no. No se desmayen y traten de encontrar al autor (?) y llévenle un diccionario. Yo lo haría de mil amores si estas cosas no fueran letales para mi hipocondría (?). Desde ya, muchas gracias.

6.2.12

Poneme los dos puntos


Quizás como su primo (?) el punto y coma [;], los dos puntos [:] no gozan de gran popularidad. ¿Por qué? Vaya uno a saber. Con los útiles que son, no me explico por qué la gente no los usa todo el tiempo. De todos modos, eso de usarlos todo el tiempo es relativo, tampoco es cuestión de hacer abuso de ellos (?).
Según la RAE, los dos puntos [:] se utilizan para detener el discurso y llamar la atención sobre lo que sigue. Teniendo en cuenta esto, los dos puntos se usan en los siguientes casos:

1. Enumeraciones: después de anunciar una enumeración (a) y para cerrarla (b). Por ejemplo:

(a) Ernesto colocó en su valija: dos pulóveres con manchas de grasa, un pantalón que le queda chico y un par de medias con agujeros.

(b) Ropa sucia, revistas viejas y un hámster embalsamado: ese era todo el equipaje de Ernesto.

2. Antes de una cita textual. Por ejemplo:

Ernesto dijo: "Un hámster embalsamado es fundamental para recordar todo el tiempo lo efímero de la existencia".

3. Después de las fórmulas de saludo en cartas y documentos. Por ejemplo:

Estimado Mequetrefe:
                                 Te escribo esta nota para informarte que la parte de abajo de la mesa no es, bajo ninguna circunstancia, un repositorio para tus mucosidades. En otro orden de cosas...

4. Conexión de oraciones o proposiciones que expresan:

a) una relación causa-efecto.

Ernesto empacó sólo ropa sucia: cuando llegó al hotel, no tenía qué ponerse.

b) conclusión o resumen de la proposición anterior.

Sacaron el empapelado roñoso que todavía permanecía desgarrado en las paredes, lijaron, taparon agujeros con enduido: trabajaron todo el día para que la habitación quedara más o menos habitable.

c) verificación o explicación de la proposición anterior.

A veces, es necesario aplicar castigos ligeramente extremos: una pequeña lobotomía, un antorchazo certero pueden ser muy útiles a la hora de ubicar desubicaditos.

5. Separar un ejemplo del resto de la oración: 

Hay compañeros de viajes nefastos: los Ernestos, que jamás dejan su impresentabilidad en casa y la llevan a todas partes.

Bueno, ahora no tienen excusas: usen los dos puntos y sean felices (?). De nada.

20.12.11

No apocoparás en vano


El apócope es la supresión de algún sonido al final de un vocablo. No me mires con esa cara, Ernesto, que seguramente todo el tiempo estás apocopando y no te das cuenta. Todas las veces que decís 'tan', por ejemplo, estás apocopando la palabra 'tanto'. Cuando decís 'San', apocopás 'santo' y cuando decís 'primer', 'primero'. No es tan difícil. 
Ahora bien, no se puede andar apocopando cualquier cosa. Una de esas cosas que NO se apocopan son los femeninos. Veamos los ejemplos:

*La primer cuestión que perturbó a Ernesto en la disputa fue que su vecina cazaba moscas imaginarias mientras hablaba con él.

Como puede verse, el sustantivo 'cuestión' es femenino. Por lo tanto, el adjetivo que lo acompañe debe concordar en género y en número con él (es decir, debe ser femenino, singular). Entonces, en este caso, el adjetivo debe ser 'primera'. En tanto los femeninos NO se apocopan, ese 'primer' está mal utilizado. La frase correcta sería:

La primera cuestión que perturbó a Ernesto en la disputa fue que su vecina cazaba moscas imaginarias mientras hablaba con él.

En general, el error más frecuente se da con 'primer/ primera'. Quiero creer que a nadie se le ocurre decir: *"Yo le rezo a San Clara, porque me resulta simpaticona" sino "Yo le rezo a Santa Clara, porque blablabla". Pero apocopar primer cuando, en realidad, corresponde decir 'primera' es una bestialidad que se repite tanto que, un día, quizás, la conviertan en regla de uso correcto. Y no queremos eso, porque cada vez que los señores de la RAE se ven obligados a legalizar un uso incorrecto simplemente porque 'igual la gente lo dice mal', muere un delfín (?). 
Así que, ya saben: dejen de decir cosas como 'la primer [inserte aquí sustantivo femenino]' porque no está bien y cada vez que lo escuchamos, algunos tenemos ganas de clavarnos agujas de tejer en los tímpanos. Desde ya, muchas gracias. 

11.12.11

El dilema S/C



Qué dilema, Ernesto, cuando tenés que escribir que necesitás algo y titubeás como si estuvieras en mallita en la Antártida, pensando cuál va primero, si la S o la C. Bueno, te cuento: a mucha gente le pasa, pero acá, nada de mal de muchos, consuelo de tontos (?). Te voy a dejar un tip (?), Ernesto, para que ni vos ni nadie más ponga frente a nuestros ojos estas aberraciones que, amablemente, nos envió Vix (y que pueden ver en su blog bajo la etiqueta 'la semana en fotos'). Concentrate en esto: cada vez que debas escribir: necesito, necesita y similares, pensá en NECESARIO. Si partimos de la premisa que en una sílaba va C y en otra S, al pensar en NECESARIO es OBVIO que la C no puede ir en la segunda, puesto que, entonces, la palabra sería *NESECARIO (?). Con esta simpleza del espíritu, Ernesto, resolvés tu problemita. No todos, pero esto es un blog de gramática. La asistencia psicológica ya es otro precio.
De nada. Y gracias Vix por su invalorable aporte a la Patria.

7.12.11

Un diccionario para Carlitos


En principio, parece que nada, porque la primera frase del cartel es: "Se perdió un pendrais (sic)". Es decir: se perdió por sus propios medios o vaya a saber uno cómo, pero no fue el pobre Carlos el agente de la acción. El objeto de la pérdida es un PENDRAIS. Sí, chicos, un pendrais. Aunque este es un blog de gramática del español, no podemos dejar pasar esa bestialidad. Si ustedes pensaron que todos los humanoides que aparentan tener la capacidad de utilizar un pendrive, sabían cómo escribirlo aun cuando no supieran inglés, bueno, se equivocaron.
No contento con eso, ni con el uso indiscriminado y completamente innecesario de los puntos suspensivos, este talibán de la ortografía no tiene el menor pudor de aclarar (como si hubiera muchos pendrais (sic) de esas cartacterísticas sueltos por el mundo <y mejor ni hablemos de cómo redactó las características, porque me va a dar un derrame cerebral>) que: "Hay esta Grabada: MI TESIS". Dejá de mentir, Carlos: nadie que escriba eso en lugar de: "Ahí está grabada mi tesis" puede, efectivamente, escribir una tesis. Y, en el remotísimo caso de que hayas llenado páginas de estas animaladas, te aviso: eso no es una tesis.
Entonces, agradecele al destino o a Dios o al espíritu de los Teletubbies por la pérdida del pendrive. Ese simple hecho, que hoy te parece fatal, es, en realidad, una nueva oportunidad: volvé a la primaria, Carlos, y dejá de decirle a la gente que estás en la universidad.
Ahora me voy a lavar los ojitos con ácido, a ver si me repongo.

La foto ha sido gentileza de una amiga de La Pé, quien afirma que fue tomada en La Pampa. Yo le creo.